Rincón Ignaciano

Ediciones: Nº 66 - Julio 2019

Celo sincero por las ánimas

«Celo sincero de las ánimas por la gloria del que las crió y redimió, sin algún otro interés».  (Const. Nº 813)

Gloria significa resplandor, belleza que se manifiesta, que arrebata, que cautiva. La gloria de Dios es el resplandor que ilumina el corazón de los hombres y los saca de sus tinieblas para adherirse al Dios vivo y verdadero. Leer más

Ediciones: Nº 65 - Abril 2019

«Vencerse a sí mismo y ordenar su vida»

"Vencerse a sí mismo y ordenar su vida sin determinarse movido por alguna afección desordenada" (EE nº 21)

La vida cristiana tiene un doble ritmo. Una fase “negativa”: vencerse a sí mismo, pues el enemigo es el propio yo, el «sí mismo». No sólo consiste en luchar sino también en vencer a este tirano; se trata entonces de una purificación, de una demolición del ego, de generosa lucha y enérgico combate contra el «self» tan exaltado hoy. Dejar que Cristo venza en nosotros. Leer más

Ediciones: Nº 64 - Febrero 2019

«El sentir y el gustar de las cosas internamente»

"No el mucho saber harta y satisface al alma, sino el sentir y el gustar de las cosas internamente" (EE Nº 2)

Esta indicación de San Ignacio está al inicio de los Ejercicios para aclarar que en la oración no se trata de leer mucho, sino de gustar internamente las cosas. La oración no es conceptos o ideas sino un trato de amistad, un encuentro personal con Dios; la oración es hallar su mirada que me mira, su voz que me llama, su palabra que me interpela. Uno podría orar con un libro en mano y ocupar su tiempo de meditación personal en lectura espiritual. Podrá entonces saber mucho, pero no habrá gustado internamente. Leer más